Subir caminando desde la Cota Mil al Hotel Humboldt for Dummies

Home  /  Blog  /  Current Page
×Detalles


Ya sé que hay muchas guías en internet sobre como subir a los distintos puntos del Ávila, pero esta la estoy haciendo para gente como yo: inexperta y en las peores condiciones físicas.

Inicialmente mi idea era llegar al Pico Oriental, pero la semana pasada me anoté en un plan que tenían mis amiguetes Aure y Miguel para subir al Hotel Humboldt caminando. Miguel, que es experto en esto, tenía puntos irrefutables para defender el paseo:

  • Cualquier cosa que implique pasar por Sabas Nieves es una ladilla. En cualquier espacio que vayas a pisar en la subida/bajada tienes que parar tu ritmo porque hay alguien tomándose una foto para Instagram, faranduleando o tratando de conquistar a alguien de su mismo sexo. Cuando es de bajada es peor, porque vienes cansadísimo, tus rodillas están destrozadas y entrar a Sabas Nieves es como meterse en la procesión del Nazareno.
  • Tenía una ruta además por los caminos verdes donde nos aseguraba que él llegaba al Humboldt en dos horas y media. Busque por internet y lo más rápido que conseguí, por cualquier vía, era hacerlo en 5 horas. Nunca le creí, pero, ¡La hicimos en tres horas y media! Y eso fue porque se paraban a esperarme y chequear que no hubiese muerto.
  • Lo mejor de la oferta era que íbamos a bajar en teleférico. Ya con eso me convenció de abandonar cualquiera de mis ideas raras. Yo una vez subí al Pico Goering: fueron 6 horas de subida y 7 de bajada. Esto último fue espantoso, me doble los dos tobillos varias veces, mis rodillas eran inexistentes y la última media hora la hice deslizándome como si mi trasero fuese una patineta. Patético. También recuerdo que en Perú, bajando del Huayna Picchu, en una fila con un montón de turistas ingleses y japoneses, pelé, resbalé y caí varios metros. Todos me aplaudieron en burla cuando vieron que sobreviví. Otra pena horrible. En ambos casos, pase los 4 días posteriores sin moverme de la cama porque todo me dolía.

Esta ruta es: Cota Mil – Puesto de Guardaparques de Chacaíto – El Tanque – Los Naranjitos – Papelón – Los Mecedores – Hotel Humboldt. Con este mapa tendrás una idea más clara de lo que vas a hacer:

El mapa de nuestra ruta

Para llegar, estacionas en algún lugar de Altamira y te agarras un taxi que te lleve hasta la Cota Mil por toda la principal de la Castellana. Cuando llegues al distribuidor, toma la salida oeste y justo después de la curva –metros antes de llegar al mirador- te vas a encontrar con la entrada, que parece una escalerita súper piedrera. Le dices al taxista que te deje allí y comienza tu subida. Obviamente propongo la opción del taxi porque no soy tan hippie como para subir caminando por La Castellana. También, si no eres de Caracas y tu paranoia no existe, puedes dejar tu carro en el Mirador Boyacá y venir caminando por el hombrillo en sentido contrario (es decir, hacia el este por la vía del oeste) hasta llegar a esta entrada.

El trayecto entre la entrada y el puesto de Guardaparques de Chacaíto es de las cosas más difíciles de la ruta. Súper empinada y empedrada. Es una media hora de trayecto que resulta bastante destructivo. Al llegar al puesto de Guardaparques, puedes pasar por un lado si el portón está cerrado, en plan atracador de casas. Este puesto es el que hace conexión con la vía de “Cortafuegos”, los 6 kilómetros más frecuentados por las locas circuiteras de Caracas. Si no te gusta mucho ir al Tolón a socializar, este es un buen punto para hacer amistades saludables.

En este punto tienes la opción de pasar frente al puesto y tomar la vía hacia la derecha, que te llevará a Sabas Nieves o subir hacia la izquierda, que es nuestra ruta.  Una vez iniciado el camino hacia la izquierda, todas las nuevas intersecciones que te encuentres hasta el final (que son pocas), tómalas hacia la derecha. Hacia la izquierda solo es bajar hacia San Bernardino.

A partir de aquí, el camino se vuelve menos empinado y más tupido de vegetación, lo cual es ideal por si el sol comienza a atacar cuando menos te lo esperas. El camino es angosto y solitario, lo que también lo hace apto para tirar un cadáver por si Parque Caiza se te hace muy mainstream para deshacerte de un indeseable. Tomas unos 20 minutos de subida llegar hasta El Tanque, uno de los dos únicas tomas de agua que hay en esta ruta, así que conviene pararse aquí a refrescarse y descansar unos minutos.

Ruta hacia El Tanque Ruta hacia El Tanque

Siguiendo la indicación de ir siempre hacia la derecha –ya que hasta llegar a Papelón no hay una sola señal de nada- te tomará aproximadamente una hora pasar por Loma De Matamoros (1.375 metros de altura sobre el nivel del mar), Los Naranjitos, Los Pinos (1600 metros) y Papelón (También a 1600 metros). Todo este trayecto tiene subidas, bajadas y rectas, pero son bastante ligeras y agradables para caminar. Si tienes suerte de estar con el día despejado, podrás tener una vista privilegiada de Caracas, pero yo solo tuve neblina. Papelón es la última toma de agua que te encontrarás en todo el camino, así que es otro buen punto para descansar.

El Ávila, visto desde la ruta El camino más suave de la ruta, hacia Papelón Supuestamente, aquí hay una visa increíble de Caracas Papelón

Junto a esa toma de agua verás –repito, a mano derecha- la parte más difícil de todo el trayecto: una infernal carretera asfaltada que parece tener 90 grados de inclinación, es lo que llaman “La Pared”. Sus 400 metros de camino en realidad solo te permiten ascender 95 metros sobre el nivel mar hasta llegar a las antenas de Mecedores. Subir “La Pared” es una auténtica desgracia y es de esos puntos donde te replanteas lo estúpido de estar subiendo a pie cuando podrías estar tranquilamente en tu casa viendo La Bomba. Si te rindes, baja en patineta por la carretera y aparecerás en algún punto de La Florida. No sé si con vida.

La pared, visto hacia atrás, es igual de infernal Caras de emoción antes de iniciar La Pared A los 5 minutos, ya mi ritmo era lamentable y me dejaban atrás

Depende de tu ritmo, en unos 30 minutos deberías estar en las antenas de Mecedores, un sitio histórico para las telecomunicaciones de nuestro país. Desde aquí se transmitió el 27 de noviembre de 1992 el vídeo de Chávez y también se le apagó la señal a RCTV el 31 de mayo de 2007. Estas antenas también son culpables de que la venta de humo de los anclas de Meridiano Televisione llegue en señal abierta a los hogares de Caracas, así que no te culpo si los prendes en candela.

Llegue muerto a Mecedores La tapa que indica los 4170 metros de carretera desde la Florida, estás en Mecedores Mecedores Mecedores, creo que es el edificio de Ávila TV Mecedores

Acá comienza la fase final de ascenso, larga y empinada, pero nada que ver con la desgracia del inicio. A los peores, les tomará una hora llegar hasta los 2140 metros sobre el nivel del mar en que se encuentra el Hotel Humboldt. El camino es angosto y un tanto resbaladizo, por lo que conviene andarse con cuidado. Cuando empieces a oír el ruido de niños jugando y gente gritando, es que ya estás por llegar al destino final. Solo te queda treparte por el muro, respirar hondo y llamar a tus familiares para avisarles que no moriste.

Un camino angosto pero guapo Un punto de descanso en el Humboldt, justo frente a la salida de la ruta Aquí es donde saldrá tu cuerpo al momento de llegar al Humboldt Detrás de la neblina, el Hotel Humboldt

Bajando por las caminerías, te encontrarás con un puesto que permitirá comprar el boleto de bajada al teleférico. Al momento de este viaje, eran solo 35 Bs. (¡Nos ahorramos los 35 bolos de subida con solo 3 horas y media de caminata!).

Ya abajo en Mariperez, toma un taxi o dile a tu mami que te vaya a buscar para llevarte a donde dejaste tu carro.

El paseo me gusto más de lo que esperaba y debo agradecer a Miguel todos los buenos consejos para llegar vivo a la meta en un tiempo razonable. Lo recomiendo para aquellos que quieren un reto más grande que Sabas Nieves sin cansarse tanto como para conquistar los otros picos del Ávila. Es una buena preparación.

Recuerda que te ayudarán mucho unas buenas botas que te cubran los tobillos, unos lentes de sol, una botella de agua, algunas galletas con todo el azúcar del mundo y, si consigues, unos bastones para escalar. El único bastón que tengo es el de Harry Potter, que no quise usar en esta aventura así que cuando ponía cara de muerto, Miguel o Aure me prestaban el suyo 🙂 Si eres un pelo más jeva, también anda con un repelente de insectos y un impermeable liviano en tu bolso (lleva un bolso para meter todo, obviamente).

Un detalle importante es que, sea cual sea tu ritmo, trates de parar lo menos posible. Es mejor ir a un metro por hora que tratar de ir a 20 y pararte cada 5 minutos. Mientras más te pares, más te costará volver a agarrar el ritmo. Así que, así sea pasito a pasito, mientras menos te pares, menos te cansas y más rápido llegarás.

Por cierto, hay señal de Movistar y Movilnet sin problemas en toda la subida, solo con algunos pequeños baches. No vas a estar incomunicado, pero no seas niche y apaga esos aparatos al subir para disfrutar de la naturaleza.

 



+Galeria
  • Papelón
  • Caras de emoción antes de iniciar La Pared
  • A los 5 minutos, ya mi ritmo era lamentable y me dejaban atrás
  • La pared, visto hacia atrás, es igual de infernal
  • Mecedores
  • Mecedores, creo que es el edificio de Ávila TV
  • Mecedores
  • La tapa que indica los 4170 metros de carretera desde la Florida, estás en Mecedores
  • El camino más suave de la ruta, hacia Papelón
  • Ruta hacia El Tanque
  • Supuestamente, aquí hay una visa increíble de Caracas
  • Aquí es donde saldrá tu cuerpo al momento de llegar al Humboldt
  • Detrás de la neblina, el Hotel Humboldt
  • El mapa de nuestra ruta
  • Ruta hacia El Tanque
  • El Ávila, visto desde la ruta
  • Un punto de descanso en el Humboldt, justo frente a la salida de la ruta
  • Un camino angosto pero guapo
  • Llegue muerto a Mecedores
+Meta

Posteado el: 16 diciembre, 2013

Autor: rufian

Categorías: Blog

Tags: , , , , , , , , , ,